miércoles, 7 de enero de 2015

Guido Girardi y las facturas falsas



Ayer, por ejemplo, el ministro Laurence Golborne calificó de “grave” la denuncia y el ex ministro de Salud, Pedro García, confirmó el actuar del legislador.

Bien lo sabía Jovino Novoa, víctima del ofrecimiento de zapatillas a un joven de escasos recursos para que declarara en su contra en una de las acciones más deleznables de la historia política chilena.. Que haría primar en él aquellos valores republicanos fundamentales como la sobriedad, el decoro en el ejercicio del cargo, la ponderación y la prudencia..Como Luis XIV cambió tras la muerte de Mazarino. Como tantos han cambiado ante las circunstancias, para mejor.



Les dio sándwiches a los “jóvenes combatientes”. Dialogaba con ellos. Los acompañaba.

En 2006 Girardi asumió su responsabilidad política al reconocer que en el marco de la campaña senatorial de 2005 utilizó los servicios de la empresa Publicam para hacer cuadrar ante el Servicio Electoral sus gastos de campaña. Esta era la misma firma que estuvo involucrada en las irregularidades que se detectaron en ese entonces al interior de Chiledeportes. En esa oportunidad la Alianza consideró inverosímiles sus descargos.Ver más en el post: Guido Girardi y las Facturas

El paso de Guido Girardi por el Servicio de Salud Metropolitano, Sesma, fue el trampolín que permitió que en el año 1994 fuera elegido diputado, comenzando una vida llena de hechos que marcan a fuego su accionar.En el 2003, interviene en las acusaciones de menores contra senadores de la UDI en el caso Spiniak

Como ya hemos visto en estas páginas, mientras la Concertación se hunde en lo más profundo del abismo político, un vástago de estos 20 años comienza a instalarse como gran paladín. . Básicamente, por un acuerdo cupular, tan característico en estos tiempos de democracia y consensos, entre partidos de su coalición.

Pura imposición, pero ¿por qué millones de chilenos tendríamos que validar un acuerdo tomado entre cuatro paredes?, La primera cualidad por la cual un político debe luchar es la honestidad, es decir, la ausencia de contradicciones y discrepancias entre lo que piensa, lo que dice y lo que hace. Y no solo se debe ser honesto sino que parecerlo. La segunda cualidad que debe poseer un buen político es poseer una mente trabajada en la rigurosidad del saber y de hacer las preguntas correctas. No es bueno para la política que los que participan en ella oculten sus convicciones o que se declaren “independientes”, sin afiliación. Estas barreras generan miedo, pero, el coraje es la capacidad de sobreponerse a dichos miedos y perseverar con la acción que se pretendía realizar. Los sujetos honorables se comportan correctamente en cada situación puntual aunque eso les signifique problemas y dificultades. Y nunca exigen de los demás aquello que no pueden hacer ellos mismos.

0 comentarios:

Publicar un comentario